Tecnologías en la Educación: Modalidad virtual en la educación Parte I

La emergencia mundial por COVID-19 puso de manifiesto los profundos problemas que todas las sociedades padecen en cuanto a logística, contención de enfermedades y sobre todo, educación. Muy pocos países tenían una cultura de educación lo suficientemente madura para enfrentarse a una cuarentena que tomó a todos por sorpresa, docentes y alumnos se ven forzados a emplear una modalidad de estudio que tambalea las costumbres y corrientes pedagógicas tradicionalistas. La educación a distancia requiere del docente un manejo intermedio en el uso de las TIC´s, nuevas metodologías de enseñanza y mayor tiempo para preparar las clases; de los alumnos requiere un mayor compromiso y dedicación, pues al no estar acostumbrados a un entorno individualista, es más fácil distraerse, también necesita unas bases sólidas en cuanto a la búsqueda y discriminación de la información que necesita.
Fué el 11 de marzo que los docentes de nuestro país corrían a contrarreloj preparando guías de trabajo impresas e improvisando métodos de enseñanza virtuales para una cuarentena que nadie sabía cuanto iba a durar (y al día de hoy continúa sin saberse cuándo finalizará). Usando las diferentes redes sociales, algunos docentes crearon grupos de whatsapp y facebook para compartir información y responder dudas, otros usaron el tradicional correo electrónico, otras instituciones ya contaban con sistemas de aulas virtuales completamente desarrollados, por lo que no les fue difícil la transición de las aulas al entorno virtual, nuestro Colegio CAPA se encontraba en pruebas desde hace 2 años buscando la mejor alternativa de aula virtual para implementar formalmente en todas las materias, debido a la emergencia se optó por el servicio educativo de Google, mismo que el gobierno adoptó semanas después para todo el sistema público.

A lo largo de estos 3 meses, se ha evidenciado la inconformidad por parte de toda la comunidad educativa salvadoreña al no estar preparada para el abrupto cambio de una educación presencial a otra completamente virtual, y no es para menos, pues son dos generaciones que han perdido la costumbre de una educación a distancia, ¿cómo es esto posible? ¿cuándo hubo educación a distancia en nuestro país?

Pequeña historia

El Salvador fué pionero en la educación masiva a distancia aprovechando la tecnología emergente en los años 60: la televisión. Con Ernesto Revelo Borja al mando del Ministerio de Educación en aquella época, se planteó la posibilidad de realizar una reforma educativa, de tal forma que, mediante el apoyo audiovisual, el maestro se sienta motivado a mejorar el nivel de enseñanza, mientras el alumno logra comprender las clases de una mejor forma. Fué gracias a las gestiones del embajador en Japón, Walter Béneke quien en 1961 solició a la Nippon Hōsō Kyōkai (Corporación Radiodifusura de Japón) que dirigiera un estudio de acerca de la posibilidad implementar un modelo de televisión educativa en El Salvador similar al usado por el gobierno japonés. En 1963 se revelaron los resultados de dicho estudio y mostraba que era muy favorable realizar el proyecto e invertir en el equipo para lograrlo.

El 4 de noviembre de 1964 se crea el Departamento de Educación por Televisión y el canal 10 TVE (Televisión Educativa de El Salvador), iniciando transmisiones desde el Palacio Nacional. La estación cambia en varias ocasiones de base hasta que en 1972 se transmite desde las actuales instalaciones ubicadas en Santa Tecla.

El rol del canal como medio de masificación de la enseñanza se apoyaba no solo en las clases impartidas sino también en los impresos auxiliares: guías didácticas para maestros y libros de trabajo para alumnos que se editaban desde 1969. Las teleclases abarcaban el Plan Básico de la época (7º, 8º y 9º grado), también se incluyeron desde 1974 programas que abarcaban lo que hoy conocemos como Educación a Distancia, los alumnos se matriculaban en un centro de control y estudiaban en sus propios hogares con el auxilio de libros de trabajo que complementaban las teleclases. Los sábados asistían al centro de control para hacer consultas o realizar exámenes.

Durante mucho tiempo nuestro país se mantuvo a la vanguardia (dentro de las limitantes existentes) en cuanto a la implementación de este nuevo modelo de educación no presencial, primero con el canal 10 transmitiendo programas para tercer ciclo y pocos años después con el canal 8, abarcando este último programas para primero y segundo ciclo. Sin embargo, los crecientes conflictos internos desplazaban cada vez más a la educación en las agendas de los diferentes gobiernos de turno, fué entre 1979 y 1989 que la producción de las teleclases disminuyó hasta finalizar, unicamente se retransmitían los programas ya existentes, hasta que en 1984 las teleclases fueron suspendidas de forma oficial. Actualmente, y después de muchas reestructuraciones a lo largo de los años y gobiernos, el canal 10 transmite algunas producciones propias junto a programación de carácter educativo, el canal 8 pasó a manos de una entidad privada, pero las teleclases no regresaron.

Luego del abandono de las teleclases, en 1992 el MINED implementó una alternativa de mucho menor costo de producción y mayor acceso con la Radio Interactiva, en su programa \»El maravilloso mundo de los números\», enfocado al primer ciclo (1º, 2º y 3º grado), dicho programa continúa en radio YSKL.

No todo lo que brilla es oro…

A pesar de las limitantes de la era, tanto las teleclases como los programas radiales lograron una calidad bastante alta, vecinos como Panamá enviaron comisiones para conocer de primera mano nuestra experiencia y replicarla en sus países; la meta era clara: masificar la educación apoyandose de las nuevas tecnologías, si bien la televisión era un lujo en muchos hogares, la radio estaba presente en muchos hogares desde hacía varias décadas. Uno de los grandes logros de la iniciativa de Televisión Educativa fué abarcar en toda su extensión al territorio salvadoreño permitiendo el acceso a toda la población (en teoría); aunque en el aspecto técnico eso era correcto, la realidad era completamente distinta, sólo algunas escuelas en el área urbana contaban con televisores, y en los hogares era similar la situación, siendo nulo el alcance en la zona rural. La brecha digital se define como la diferencia y desigualdad en el acceso, conocimiento y manejo de las diferentes TICs (Tecnologías de la Información y Comunicación), se evidencia en este caso en la falta de equipo para beneficiarse del recurso.

Actualmente, la pandemia ha forzado a la educación buscar mecanismos alternos a la educación presencial, a pesar que la tecnología se ha extendido y hecho más asequible, la realidad es que tanto el internet como los dispositivos móviles y computadoras no están disponibles para el 100% de la población.

Cortesía: Cecilia Herrera (Imágenes de El Salvador de antaño)
Cortesía: María Acosta (Imágenes de El Salvador de antaño)

Cortesía: Sergio Toloza (Imágenes de El Salvador de antaño)
Cortesía: Wendy Carranza (Imágenes de El Salvador de antaño)

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *